¿Qué ocurre con la guarda y custodia durante el Estado de Alarma?

El Estado de Alarma declarado por la pandemia que nos está afectando ahora mismo ha hecho que muchas familias se pregunten qué ocurre con las custodias compartidas, más si cabe en un territorio insular como Canarias.

Lo primero que hay que decir es que el Real Decreto que recoge el Estado de Alarma ni suspende ni extingue las custodias compartidas ni las obligaciones suscritas en los convenios. En el artículo 7, la letra E, permite la circulación por estos motivos si se tuviera que hacer algún movimiento.

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial, en sesión extraordinaria del 20 de marzo, decretó que correspondía al juez la suspensión o alteración del régimen de custodia cuando el Estado de Alarma afectase a la práctica de las medidas adoptadas previamente.

Consultada Teresa Fernández Ibarlucea, abogada y mediadora familiar, recuerda que “los progenitores pueden mejorar las medidas previas mediante mutuo acuerdo en beneficio del menor”. Y así, el Consejo General del Poder Judicial también vino a recordar que los progenitores pueden llegar a acuerdos y modificar las medidas que estaban llevando a cabo en base al denominado interés superior del menor. Y se invitó a las juntas sectoriales de los juzgados de familia a que adoptaran acuerdos unificando criterios.

Siguiendo esta invitación, la junta sectorial de los juzgados de familia de la provincia de Las Palmas se reunió tres días después, el 23 de marzo, para acordar que con carácter general el Estado de Alarma no va a afectar ni a la vigencia ni al cumplimiento de la custodia compartida ni los regímenes de visita. Sin embargo, hay algunas excepciones que explica Fernández Ibarlucea:

  1. Quedando suspendida las custodias cuando requiere traslado de isla, a otra comunidad autónoma o dentro de la propia isla, si hubiera, a zonas donde haya focos de infección.
  2. Cuando haya menores que tengan patologías previas que le hagan vulnerables a la COVID19. Igualmente, los puntos de encuentro están suspendidos.
  3. Los incumplimientos que se denuncien por la vía civil ante el juez de familia no se tramitarán durante el Estado de Alarma y sus prórrogas.
  4. Invitan a los progenitores a hacer esfuerzos para alcanzar acuerdos.

En esta situación, en la que se encuentran muchas familias, Fernández Ibarlucea insiste en que “la primera recomendación es pensar en el interés de nuestros hijos-as, en lo que mejor les va a venir, dejando aparcada la relación con el otro progenitor o entre las partes. Intentar preguntar la opinión a los niños-as, preferiblemente cuando sea mayor de 12 años para tener en cuenta la opinión, aunque se haga lo que los padres y madres crean conveniente. Por encima de todo, tratamos de dar un ejemplo de resolución de conflictos para los niños-as”.

Sin embargo, apunta que “para proteger a los menores, durante la pandemia, lo mejor es que los desplazamientos sean los mínimos. Si teníamos una guarda y custodia con varios cambios durante la semana, sería recomendable ahora mismo que fuera una vez a la semana y así se reducen las salidas. Sería adecuado pensar, si se pudiera y acordara, suspender estos desplazamientos por razón de trabajo de los progenitores o cuestiones de salud previa que tuviera la familia”.

Igualmente, propone “aumentar los contactos telemáticos. En este momento está suspendido acudir a la vía judicial, por lo que la vía alternativa, más rápida y económica, que es la mediación familiar que es posible hacerla por medios electrónicos. El Gobierno de Canarias tiene un listado de mediadores familiares a los que se puede acudir”.

Deja un comentario