Ocho Pies en La Palma: De Puntallana a Garafía por Las Mimbreras (II)

Nos vamos a Garafía.

Salimos hacia el norte y en Puntallana la carretera pasa por el Puente del Granel, que a su izquierda deja el Parque de los Siete Ojos, un merendero con playground estupendo para estar un rato. Después, en Tierra Fuente, podrás encontrar la tienda de Fundación Isonorte, que desde 1993 trabaja contra la exclusión social e intentando tener un impacto positivo en la sociedad. Un proyecto que te invitamos a conocer.

Una de las vías para llegar a Garafía está cerrada por un derrumbe en la carretera y la única opción para llegar a Santo Domingo desde Barlovento es la carretera de Las Mimbreras. Nos lo explica una vecina mayor, con pañuelo negro, bastón, perro y abrigada hasta las cejas. El acento baila entre La Palma y Galicia. Nos dice que está la posibilidad de ir cerca del mar o por el monte. Nosotros, sin saber del derrumbe, decimos que la del monte y ella, que nos invita a café, dice que también, que es la que más le gusta: la carretera de Las Mimbreras.

Los túneles antiguos, las estrecheces de la vía y la explosión paisajística de la Laurisilva hacen de ella un viaje en el tiempo, abriéndose imponentes castillos vegetales que observas hasta tener que elevar la mirada para alcanzar su final que se levanta decenas de metros más arriba. Una mezcla de verde, marrón y azul en los días despejados imposibles de combinar con mayor fiereza y belleza. Un paisaje brusco, abrupto y delicado a la vez. Una pintura viva. La vegetación convive en perfecta sinfonía y avisa del aislamiento que ha tenido que vivir la zona norte de la isla de La Palma hasta que las comunicaciones han ido mejorando.

Una vez atravesada, en Santo Domingo, Garafía, nos han acogido estos días la buena gente de La Osa Polar, asociación creadora y transformadora. Tejedora de redes e impulsoras, entre otras muchas cosas, del Festival del Monte, que este año no se ha podido realizar como estaba previsto, pero que ofrecerá su programación de forma online. Ojalá larga vida a este festival hecho por manos y cabezas de gente generosa y comunitaria.

Garafía guarda una forma de vida ajena a lo común en Canarias. Merece la pena contemplarlo y ser consciente. San Antonio del Monte, el Puerto de Santo Domingo o La Zarza son lugares para comprobarlo, observando el devenir del camino y sus habitantes. En este pueblo del noroeste de La Palma que sube hasta el Roque de Los Muchachos, en Las Tricias encontramos una plaza en la que está el Camú Camú, un remanso gastronómico para disfrutar de la tranquilidad bien alimentada, con producto local, exquisito y una atención inmejorable. Aquí, accidentalmente (nos quedamos sin gas), cenamos por última vez en 2020.

Antes, su último atardecer, lo disfrutamos en el Puerto de Puntagorda, un antiguo embarcadero que alberga también cuevas y una piscina natural. Allí, uno de los puntos más occidentales de Canarias ve caer el sol por última vez en el archipiélago.

Ver:

Ocho Pies en La Palma: A sus pies majestad (I)

2 comentarios

Responder a Ocho Pies en La Palma: Tras las huellas de Barbarroja y la graja peninsular – Educación, cultura y ocio para toda la familia Cancelar respuesta