Publicado en Espacio Ocho Pies

El Juego es el camino al Juego

Por Mar Padilla

Llegaron ellos con sus ganas de Jugar. Y nos invitan a compartir el juego y también a pensar en qué momento hemos dejado de jugar, porque había que ser «serios-as, responsables, adultos-as». Menos mal que llegan los niños y niñas a recordarnos esta necesidad.

En la Facultad de Educación no se reflexionó demasiado sobre esto, ni en Magisterio ni en Psicopedagogía. Pero qué bien que llega la maternidad y con ella ‘desaprendemos’ un montón de cosas y empezamos a reconstruir.

En los últimos meses, desde que habitamos el Espacio Ocho Pies, hemos visto las sonrisas de los niños y niñas, el bienestar que produce este lugar, si serán los árboles, si será la sensación de libertad, si será la energía y «efecto cantonera»… Empezamos a visualizar el Espacio como zona de Juego y Encuentro: los niños-as pueden jugar, las mamás y papás podemos jugar, podemos hablar, descansar (¡qué necesario y placentero todo!) Y claro, no podíamos dejar de imaginarlo, de darle vueltas, diseñar, documentarnos…

Por el camino nos encontramos en las redes con proyectos MARAVILLOSOS como Tata Inti (en Barcelona) o Yepayé (en Asturias), que al descubrir y leer una entrevista publicada en Amphibia Kids, nos emociona y sentimos profundamente que ese es el camino. Contactamos con Yepayé y las invitamos a venir a Canarias. Ojalá se dé pronto esa visita. Seguimos caminando y nos enamoramos de otros proyectos como La Createca y Nómadas, que proponen arte, juego, descubrimiento…

Vemos varias veces más documentales como ‘Imagine Elephants’, que nos recomendó el equipo de Bosqueko hace un tiempo y realizamos Cursos online, cuando los niños duermen, sobre Reggio Emilia, otra pedagogía que enamora. Llega el libro ‘Piezas sueltas’ de Priscilla Vela y Mercedes González y no podemos parar de leerlo, tomar apuntes y ver posibilidades de «material» en cada cosa que nos rodea.

Agradecemos a todas las personas que de un modo u otro, reconocen y respetan el juego de los niños y niñas; invitan a profundizar en él y continúan investigando. Nos inspiramos en todos estos trabajos que hemos tenido la suerte de encontrar por el camino y nos inspiramos, sobre todo, en estas ganas locas de jugar que tienen nuestros hijos cada día, desde que se levantan de la cama. Gracias a todas las personas que juegan cada día un ratito…

Allá vamos, a poner nuestro granito de arena, siempre en Familia, siempre debajo de los árboles.

¡Nos vemos pronto!


Publicado en Acción Colectiva, Espacio Ocho Pies

Acción colectiva: Compartir el Día del Libro

Este martes 23 de abril celebramos el Día del Libro con una tarde de merienda y cuentos compartidos en el Espacio Ocho Pies. Para las personas que han reservado plaza para participar les proponemos tres pasos sencillos:

  1. Escoger un libro que guste mucho en casa
  2. Preparar la merienda
  3. Venir al Espacio Ocho Pies y compartir tiempo, comida y lecturas

Las edades de los/as niños/as participantes será entre 2 y 5 años y estarán acompañados/as de sus padres/madres.

Temas transversales
Lectura

Literatura

Ocio

Juego libre

Tiempo compartido

Definición de la actividad

El libro es para Ocho Pies un lugar de encuentro entre las personas que lo han creado, las que lo cuentan y también, como no, las personas que lo escuchan y en cuyo interior las historias toman vida propia. Por ello, alrededor de una merienda familiar, hemos querido proponer una tarde de encuentro con los libros favoritos de nuestras/os hijos/as para compartirlos con otras familias y conocer así otras formas de contar y otros libros diferentes a los que tenemos en casa.

Dinámica de desarrollo de la actividad

Tras la presentación, pasaremos a lecturas de los libros que hemos traído por interés de participación. Los libros se podrán leer en diferentes espacios, en la sala habilitada para ello, bajo los árboles o alrededor de la pizarra mientras merendamos. Dado que no se trata de una actividad dirigida, los/as niños/as podrán jugar en el Espacio Ocho Pies libremente y acercarse al rincón que le parezca más atractivo en cada momento, confiando plenamente en que harán en cada momento lo que necesiten. Las lecturas son una propuesta de acción colectiva.

Justificación

Compartir ocio, comida y lecturas en esta ocasión en un espacio de no consumo es una propuesta de acción colectiva con el objetivo de generar tiempo compartido con nuestros hijos/as de calidad, subrayar hitos que resaltan la importancia de la lectura y facilitar conversaciones en un espacio seguro con otras familias.

Ocho Pies nació con el objetivo de generar espacios de encuentro atravesados por la Cultura, la Educación, la Formación y la Comunicación y esta actividad se enmarca dentro de las propuestas de Acción Colectiva, en la que todas las familias inscritas participamos. Las propuestas de Acción Colectiva en el Espacio Ocho Pies están abiertas y en el buzón de sugerencias nos encantaría que nos contarán que les gustaría que ocurriera en este lugar.

La casa de los libros

Aprovechando esta celebración hemos creado una Casa de los Libros que desde hace unos días duerme en el jardín. En ella se podrán depositar libros que queremos que vuelen y se podrán coger otros a los que alguna familia les ha puesto alas. A partir de este martes 23 de abril quedará inaugurada y siempre estará visible y disponible en las actividades que se desarrollen en el Espacio Ocho Pies.

Aportación

Como acción colectiva, la reserva de plaza no llevaba aparejada una remuneración económica. Si bien habrá una cesta en la que las familias podrán depositar una aportación voluntaria destinada al mantenimiento y limpieza del espacio, quedando liberadas de obligatoriedad de pago y quedando a la voluntad de las familias participantes.

Publicado en Espacio Ocho Pies, Seminarios

María Suberviola: «Es necesario un cambio de mirada hacia la Educación musical»

María Suberviola (Pamplona) es pianista y pedagoga musical. Actualmente se está formando en musicoterapia. La maternidad transformó su dedicación a la música ¿En qué consistió esta transformación?

Ser madre cambió mi visión de la vida. Hizo que me mirara mucho hacia dentro; con hijos sentía la necesidad de sacar lo mejor de mí para entregárselo a mi familia. Esto hizo que me encontrara conmigo misma, tanto en las cosas positivas que comencé a valorar más, como con mis sombras.

Me di cuenta de que muchas de estas sombras las mamé desde pequeña, con un tipo de educación en el que las cosas eran así y punto o en la que me cortaron las alas para explorar, para ser yo misma o para expresar mis sentimientos. Me di cuenta de que mi vida musical, que era mi gran pasión, mi gran vocación, me había hecho en parte muy feliz y por otra parte mucho daño. Indagué y descubrí grandes inseguridades, como el gran miedo al error, a fallar, las comparaciones o la baja autoestima. A partir de ahí, comprendiéndome, decidí que como quiero el mundo, como me quiero a mí o como quiero a mi sociedad es como tengo que actuar, en la vida, en el día a día o en la música. Y en eso consistió la transformación.

¿Desde dónde creas en Musas y Fusas?¿Hacia dónde te llevó esa transformación?

Hubo un momento de enfado con la música en general, con la competitividad, con machacar hasta la perfección, pero ya pasó. He dedicado mucho esfuerzo y mucho amor a la música y por ello el leit motiv de Musas y Fusas es acercar la música a todas las personas en todos los ámbitos y en todas las circunstancias de la vida, desde la concepción hasta su muerte y sin distinción de edad, de conocimiento, de objetivo y no desde el punto de vista de aprender un lenguaje que podemos aprender, pero que a veces no sabemos mirar. Siempre partiendo del cuerpo, de la motivación, de la voz y llegando hasta donde cada una de las personas quiera llegar.

Damos talleres con bebés muy pequeños y en las siguientes etapas de la vida, pero también con personas mayores a las que les gusta mucho la música pero no han tenido acceso a instrumentos o también a personas en prisión. Literalmente, acercar la música a todas las personas en todos los ámbitos y circunstancias de su vida. Que la música sea un método de comunicación, de deshinibición, para acercarse al propio yo. También hemos realizado Team Building con empresas para que se conozcan mejor o desde otros ámbitos, para desfogar, reír y salir de la zona de confort.

¿Qué planteas como un aula de música diferente?¿Qué herramientas necesitan los/as docentes?

Lo primero es un cambio de mirada hacia la Educación en general, pero también hacia la Música. Por qué es la Música, para qué es la Música y también un cambio de mirada hacia las niñas y los niños y hacia las personas en general. En cuanto a herramientas hace falta tener muchos conocimientos sobre los procesos que atraviesan los niños y las niñas cuando son nuestros/as alumnos/as, conocer su desarrollo cognitivo y psicomotor. Hace falta mucha empatía y un cambio de mirada interior. Para que sea exterior, tiene que ser antes interior desde la creencia de que se pueden lograr los cambios. No desde el no error, sino desde el ensayo, la improvisación, la libertad y el disfrute.

¿Por qué recomendarías este seminario?

Porque es un seminario que va al grano. Es un seminario del que vuelves a casa o al aula con recursos e ideas concretas para aplicar ya. Es vivencial y se entregan herramientas para aplicar con objetivos definidos.

*María Suberviola será una de las docentes que impartirá el Seminario: Un aula de música diferente el próximo mes de mayo en el Espacio Ocho Pies.

Publicado en Conciertos

Ocho Pies propone ‘Tardes de primavera’ (vol I)

Ocho Pies propone una programación diversa para las tardes de primavera en el Quegles, centro cultural al que regresamos después de programar actividades durante las pasadas navidades.

En esta ocasión, ofrecemos cuatro conciertos. Dos de ellos para edades específicas, uno de 0-2 años en lo que será la presentación de NACER, una propuesta dentro del Programa Fusión de Ocho Pies en la que pusimos en contacto a una arpista y una cuentacuentos y de esa fusión ha salido una historia que no deben perderse. Nacer unirá la voz, la melodía y la música para aproximar las historias, las palabras y el arpa a los bebés de la casa.

Cristina Martín (Badabadúm) abrirá los sentidos de la primavera sorprendiéndonos como siempre con los cuentos del cajón, con aquellos que sacará y que convertirá palabras en música.

Además, entre las propuestas y en la apuesta sostenida de disfrutar de los conciertos en espacios que sean amables para los niños y las niñas, ofreceremos dos propuestas musicales que la Comunidad de Ocho Pies ha disfrutado durante los últimos meses y lo hacemos de la mano de la percusión de la guitarra: Hey Chabón y Arístides Moreno.

Todos los conciertos serán a las 17.30 y el acceso es gratuito hasta completar aforo.

Las tardes de primavera, nos vemos en el Quegles.

Publicado en Espacio Ocho Pies, Seminarios

Seminario: Un aula de música diferente

Objetivos del seminario:

  • Proveer a docentes, opositores y estudiantes de herramientas y recursos prácticos para trabajar la música en el aula de una manera lúdica.
  • Cambiar la mirada hacia el niño y hacia la educación musical, abriendo la mente y dando rienda suelta a la creatividad.
  • Dar la oportunidad al docente de crear, improvisar sin miedo, sentir y hacer, para que de esa manera pueda dejar esa vía abierta a sus alumnas y alumnos en el aula

Contenido

  • Cómo crear tus canciones como recurso en el aula
  • La musicalización del niño/a a través de cuentos
  • Introducción de los conceptos musicales a través del juego
  • La música: vehículo para la expresión y comunicacción de emociones
  • Planificación y organización de las sesiones de música según nivel y objetivos
  • Percusión coproral. Cómo trabajarla en el aula

Día, horario y promoción:

Sábado 18 de mayo: 10 a 14h y 16 a 20h

Domingo 19 de mayo: 10 a 13.30

Más información, precios y reservas: 649300304

Precio: 175 euros*

Lugar: Espacio Ocho Pies (Las Palmas de Gran Canaria)

*15% de descuento para las inscripciones que se realicen antes del 15 de abril.

Impartido por:

Judith Martin

Judith Martin Gonzalez titulada superior en interpretación en la especialidad de trompeta, emprende un nuevo camino dedicándose plenamente a crear una nueva metodología: aprender jugando. De ahí surge Cosquillas Musicales.

Cosquillas Musicales lo que pretende es acercar la música a los niños y familias desde el juego. De manera que este nuevo lenguaje se pueda interiorizar de forma natural e involuntaria. Su metodología se basa en crear una atmósfera musical repleta de métricas, modos y estilos musicales, por lo que la música se empezará entender siempre dentro de un contexto y se percibirá a través de los diferentes contrastes musicales.

María Suberviola

María Suberviola, pianista (Musikene) y pedagoga musical (CSMN) pamplonesa, actualmente formándose en Musicoterapia. Tras más de 10 años trabajando como docente en escuelas de música y también como intérprete solista y de diversas formaciones, decide dar un giro a su carrera musical. Tras la maternidad de dos niños nacidos en 2014 y 2016 vive un cambio transcendental que hace que se replantee la infancia, la sociedad, la educación, la música, y su papel en ella. así pues funda Musas y Fusas, una empresa cuyo principal objetivo es acercar la música a todas las personas en todas las etapas de sus vidas y en todos los ámbitos posibles, sin distinción de edad, formación, condición de ningún tipo u objetivos.

Musas y Fusas ofrece talleres para bebés y niñxs y sus familias, música para adultos sin conocimientos, team buildings para equipos en empresas, espectáculos con temática social, espectáculos para bebés, formación para docentes, experiencias musicales, música para eventos, o canciones personalizadas entre otras cosas. Semanalmente publica un post en el blog y un vídeo en YouTube con contenido interesante para amantes de la música.

Publicado en Sin categoría

[Espacio Ocho Pies]

Desde hoy, Ocho Pies tiene un espacio en la web más allá de las redes sociales. Aquí les iremos informando de las actividades que desarrollamos desde este proyecto nacido para el disfrute del Ocio, la Cultura y la Educación en familia.

Camaretas: Saltando charcos