Publicado en Espacio Ocho Pies

Vicki Dos Santos llegó con el viento

¿Cómo suena el viento? Pues el viento de los cuentos suena como cada una/a lo haga sonar o se lo imagine. El viento que llevaba la semilla cuya historia Vicki contaba, volaba y sonaba al son de dos tuberías agitadas por un padre y una madre, que hacían las veces de brisa transportadora a un rato de alegría, imaginación, cuentos y canciones.

Seguro que pronto Vicki, arrastrada por el viento de los cuentos que la hace volar, aterrizará otra vez en Ocho Pies. Aquí la estaremos esperando con las alas preparadas.

Publicado en Bélgica y Holanda, Viajes

Ocho Pies en Holanda y Bélgica: 7. Paseo en barco y Amsterdam Bos

A los chicos durante el viaje les preguntamos qué quieren hacer, qué les apetece. Les explicamos las alternativas que conocemos y escuchamos lo que les llama la atención o expresan. Y desde el primer día, montar en barco estuvo entre sus prioridades. Será que venimos de Islas y que en alguno han montado. En un barco, de hecho, vieron su primera y alucinante película, Vaiana. Un ARMAS entre Fuerteventura y Gran Canaria donde descubrieron la televisión.

Paseo en barco por los canales de Ámsterdam

El caso es que siendo así, el último día y dado que teníamos que volver a Amsterdam de forma breve para una gestión con la empresa de alquiler de bicicletas, decidimos montar en barco y hacer un tour por los canales de la maravillosa capital de Holanda. No hay un tour menor de 1 hora por lo que la cosa no es sencilla si vas con gemelos de tres años y un barco lleno de personas con sus audioguías con cables. Pero bueno, podíamos intentarlo y si salía mal, pues ya lo sabíamos para otra ocasión. Y la cosa salió moderadamente bien, con comida, juegos, algunas canciones y escuchar un poco «al señor que nos está contando la historia» a través de unos cascos viejunos. Ellos no pagaron por ser menores de cuatro años y no nos exigieron que no ocuparan un asiento. Para papá y mamá fue una forma de ver Amsterdam de otra manera y de alternarnos en la escucha de algunas historias de la ciudad. Para los niños fue una experiencia que ellos escogieron y a su manera disfrutaron. Para la pareja holandesa llegados desde el interior del país no fue el paseo romántico que quizás esperaban, pero tampoco sufrieron en exceso. En Tour & Tickets puedes encontrar toda la información. Si piensas hacer otras visitas o actividades que requieran entrada, consulta descuentos con las tarjetas existentes para las personas que visitan la ciudad.

Amsterdam Bos

La antelación a la hora de reservar es fundamental para poder elegir los lugares que quieres visitar. Nosotros no pudimos escoger el alojamiento que buscábamos en Amstelveen, al lado de Amsterdam Bos, nos quedamos con las ganas, y por esto escogimos Haarlem como base de operaciones para los últimos días en el país. Aún así, no queríamos dejar de visitar el bosque de Amsterdam, un espacio verde inmenso al que le dedicamos medio día y en el que disfrutamos de un paseo en bicicleta que recordaremos siempre.

Unos helados en el césped frente al lago, juegos corriendo y saltando. Eso sí, no pudimos disfrutar de la zona de playground, porque, al parecer cuentan que existía una oruga que había ocupado buena parte de las zonas consideradas para niños. Igualmente, el parque en toda su extensión es un maravilloso laboratorio de experimentación. En la entrada hay un interesante centro de interpretación que merece la pena visitar, tiene juegos y ofrece otras experiencias.

Justo frente al Centro de Interpretación está Amsterdamse Bos Fietsverhuur, donde ojo, esto es importante, no pueden dejar de ir por varias razones: 1) tiene un arsenal de dinosaurios y otro tipo de especies animales que gustan mucho para jugar 2) hacen un capuccino delicioso 3) el hummus hay que probarlo 4) tiene unas hamacas dignas que miramos con envidia 5) alquilan bicicletas y tándem a precios razonables y 6) Stephanie, su responsable, es madre de gemelas de 27 años (ahí es nada) y veranea en Gran Canaria durante el invierno. Quedamos en vernos en Ocho Pies. Y aquí nos veremos.

Publicado en Bélgica y Holanda, Viajes

Ocho Pies en Holanda y Bélgica: 2. Brujas y Damme

En la ruta que habíamos planeado, Brujas aparecía dibujada como una parada obligatoria. Si vas en coche, aparcar dentro de la ciudad evitando el centro, cuesta nueve euros cuatro horas. Si lo dejas algo más alejado, más allá de las puertas de la ciudad, puede ser gratuito. Por ejemplo cerca del parque Minnewater o al otro lado de la Puerta de Gante. Otra opción, la más popular, es dejarlo en un parking de los muchos que hay en la ciudad. El de la Estación de Tren es útil porque tiene un punto de información turístico, precio muy competitivo y ofrece un paseo amable hasta el Markt.

Hay centenares de páginas web donde puedes encontrar información sobre Brujas y tener nociones para elegir qué hacer. En caso de que quieras saber algo más antes de llegar o estando en la ciudad, la página oficial es la que ofrecerá los datos y horarios más actualizados.

Algunas opciones para Brujas con niños/as

  • No es la ciudad más amable o cómoda para ir con niños/as pero era una oportunidad que no queríamos dejar escapar. En los alrededores del Begijnhof encontramos tranquilidad y jardines, además de caballos y embarcaciones en su exterior. La edificación es del siglo XIII.
  • En el Markt está el Historium. Es una experiencia en realidad virtual que ofrece un recorrido histórico que puede ser atractiva para acercarte a la Historia que pisas cuando paseas por una ciudad de cuento como Brujas.
  • Si encuentras músicos callejeros, detente, siéntate y disfruta de la música desde el respeto hacia un trabajo que pone banda sonora a un viaje, a un paseo y a la vida. Para los niños/as es un momento de disfrute y calma también. En nuestro caso, encontramos acordeón en un puente. Y luego un trío con balalaika, violín y acordeón en Burg.
  • Hay varias tiendas con frutas y verduras expuestas en la calle. Entra, porque además ofrecen ingredientes con los que podrás componer un plato para llevar.
  • En el Vismarkt (originariamente mercado de pescado desplazado del mercado central por su fuerte olor) hay algunos puestos de juguetes de madera y también pescado, claro. Es cómodo y enfila la calle hacia el Astridpark, donde encontrarás un amplio parque de juegos con mesas de madera alrededor para disfrutar de una buena tarde mientras los niños/as encuentran también un espacio de diversión y descanso.
  • Si dejas el coche en la Estación, por ejemplo, el regreso se hace de forma cómoda y circular por el paseo que circunda esta parte de la ciudad.

Damme

Completada la visita a Brujas, sin extendernos demasiado, damos un paseo hacia Damme. Depende de la edad de tus hijos/as y de la ruta que te hayas planteado, ir en bici de Brujas a Damme debe ser una gozada. Son apenas 8 kilómetros al borde de un canal y escoltado por una impresionante hilera de álamos. Nosotros pretendíamos seguir hacia la costa perdiéndonos por las secundarias que rodean Brujas y que siempre ofrecen paisajes peculiares. Por cierto, por si les encaja en el viaje: el segundo domingo de cada mes, Damme se convierte en la ciudad del libro. Aquí pueden seguir su cuenta de Instagram y si van a visitar Brujas, sin duda, es una gran opción para pernoctar.

Así, en Damme nos hablaron de un lugar que nos podría gustar y que por supuesto estaba cerrado cuando llegamos. Menos mal, por otra parte. Eso sí, por el camino encontramos la casa de Stephanie que en primavera y verano la abre a los visitantes ofreciendo un rico café, un jardín cuidado al sol, tumbonas y un espacio de sosiego. Mar tiene un imán para estos lugares. Y el resto de la familia lo agradece. Parece que lo estoy viendo: «mira, espera, qué es aquello, espera que entro un momento»…y a los 20 segundos sale para decir «sí, aquí, nos bajamos». La casa de Stephanie está en Pompestraat, cerca del cruce que conduce a Koolkerksteesteenweg. Al lado hay unas granjas que se pueden visitar. Y oler. Aquí abajo, algunas fotografías, ya saben La vie est belle.

  • Si están por la zona y necesitan reponer fuerzas o hacer una parada De Nieuwe Blauwe Toren (Blankerbergse Steenweg, 2, Ziunkerke) es una GRAN opción para todos/as. Si se les ha hecho tarde, también es una buena opción para cenar al aire libre y disfrutando del atardecer tardío que ofrece esta época del año en esta zona (anochece pasada las diez y media y amanece a las cinco de la mañana).
Publicado en Conciertos

Plátano Swing, por aclamación

En Ocho Pies siempre decimos que las familias son las que programan buena parte de las actividades que proponemos. Nos cuentan qué les gusta, con qué se sienten mejor, qué les gusta a sus hijos/as o en qué concierto disfrutaron más. Si aquí o allí. Y así vamos construyendo.

Lo cierto es que varias familias nos dijeron que el concierto de Plátano Swing en el Patio de Montessori Gran Canaria, en la calle Castillo, había sido una mañana para repetir. Y nos pidieron repetir. Así, por petición popular, volvimos a programar la actuación de Plátano Swing dentro del Ciclo de Conciertos en Familia de Ocho Pies. Y Rebeca Mora, junto a José Bentejuy Kamino (guitarra) y Daniel Morales (Contrabajo) volvieron y los niños y las niñas que asistieron disfrutaron junto a sus familias de una mañana diferente sin la obligación de la quietud y el silencio y disfrutando de juego al aire libre a la vez que comparten ocio con sus padres y disfrutan de la música en directo y sin escenario.

Publicado en Espacio Ocho Pies

Comparte Yoga

En el mes de junio iniciamos sesiones de Yoga para niños y niñas de 2 y 3 años acompañados por su madres y padres. Las sesiones serán los miércoles en el Espacio Ocho Pies. Consulta disponibilidad y horarios en el 649300304.

¿Por qué Yoga?¿Por qué Yoga con nuestros hijos/as?¿Por qué trabajar y acercar el Yoga en la primera infancia? A estas y otras preguntas te responde la instructora Paula Gama que será quién desarrolle las sesiones.

Publicado en Conciertos, Valsequillo

Danzas irlandesas en familia con Ecofolk

Durante la calurosa mañana del domingo 12 de mayo un grupo de familias nos reunimos en el Teatro Jacinto Suárez Martel (Valsequillo de Gran Canaria) para bailar danzas irlandesas al ritmo de Ecofolk, acompañados por la Maestra de Ceremonias, Marifé Idoy. Darío Sosa estuvo al violín, Salvador Navarro a las flautas, Mingo Rivero, en la guitarra y voz y José Carlos Cejudo al bajo. Decenas de niños, niñas, padres, madres y también abuelos y abuelas como cuerpo de baile.

Este concierto formó parte de la programación de Ocho Pies en Valsequillo, en la que una vez al mes hacemos una propuesta familiar en el Teatro. En la programación de 2019 ya han participado Arístides Moreno, Ecofolk, Violines con José Brito y Eva Cabrera y Badabadúm (Una vuelta al sol).

El próximo concierto será el domingo 9 de junio, siempre a la misma hora, a las 11.00h de la mañana.

Desde Ocho Pies queremos agradecer la acogida de las familias y la colaboración de los/as artistas. Y especialmente, al Ayuntamiento de Valsequillo de Gran Canaria por la colaboración.

Que siga sonando la música…

Publicado en Espacio Ocho Pies, Seminarios

María Suberviola: «Es necesario un cambio de mirada hacia la Educación musical»

María Suberviola (Pamplona) es pianista y pedagoga musical. Actualmente se está formando en musicoterapia. La maternidad transformó su dedicación a la música ¿En qué consistió esta transformación?

Ser madre cambió mi visión de la vida. Hizo que me mirara mucho hacia dentro; con hijos sentía la necesidad de sacar lo mejor de mí para entregárselo a mi familia. Esto hizo que me encontrara conmigo misma, tanto en las cosas positivas que comencé a valorar más, como con mis sombras.

Me di cuenta de que muchas de estas sombras las mamé desde pequeña, con un tipo de educación en el que las cosas eran así y punto o en la que me cortaron las alas para explorar, para ser yo misma o para expresar mis sentimientos. Me di cuenta de que mi vida musical, que era mi gran pasión, mi gran vocación, me había hecho en parte muy feliz y por otra parte mucho daño. Indagué y descubrí grandes inseguridades, como el gran miedo al error, a fallar, las comparaciones o la baja autoestima. A partir de ahí, comprendiéndome, decidí que como quiero el mundo, como me quiero a mí o como quiero a mi sociedad es como tengo que actuar, en la vida, en el día a día o en la música. Y en eso consistió la transformación.

¿Desde dónde creas en Musas y Fusas?¿Hacia dónde te llevó esa transformación?

Hubo un momento de enfado con la música en general, con la competitividad, con machacar hasta la perfección, pero ya pasó. He dedicado mucho esfuerzo y mucho amor a la música y por ello el leit motiv de Musas y Fusas es acercar la música a todas las personas en todos los ámbitos y en todas las circunstancias de la vida, desde la concepción hasta su muerte y sin distinción de edad, de conocimiento, de objetivo y no desde el punto de vista de aprender un lenguaje que podemos aprender, pero que a veces no sabemos mirar. Siempre partiendo del cuerpo, de la motivación, de la voz y llegando hasta donde cada una de las personas quiera llegar.

Damos talleres con bebés muy pequeños y en las siguientes etapas de la vida, pero también con personas mayores a las que les gusta mucho la música pero no han tenido acceso a instrumentos o también a personas en prisión. Literalmente, acercar la música a todas las personas en todos los ámbitos y circunstancias de su vida. Que la música sea un método de comunicación, de deshinibición, para acercarse al propio yo. También hemos realizado Team Building con empresas para que se conozcan mejor o desde otros ámbitos, para desfogar, reír y salir de la zona de confort.

¿Qué planteas como un aula de música diferente?¿Qué herramientas necesitan los/as docentes?

Lo primero es un cambio de mirada hacia la Educación en general, pero también hacia la Música. Por qué es la Música, para qué es la Música y también un cambio de mirada hacia las niñas y los niños y hacia las personas en general. En cuanto a herramientas hace falta tener muchos conocimientos sobre los procesos que atraviesan los niños y las niñas cuando son nuestros/as alumnos/as, conocer su desarrollo cognitivo y psicomotor. Hace falta mucha empatía y un cambio de mirada interior. Para que sea exterior, tiene que ser antes interior desde la creencia de que se pueden lograr los cambios. No desde el no error, sino desde el ensayo, la improvisación, la libertad y el disfrute.

¿Por qué recomendarías este seminario?

Porque es un seminario que va al grano. Es un seminario del que vuelves a casa o al aula con recursos e ideas concretas para aplicar ya. Es vivencial y se entregan herramientas para aplicar con objetivos definidos.

*María Suberviola será una de las docentes que impartirá el Seminario: Un aula de música diferente el próximo mes de mayo en el Espacio Ocho Pies.

Publicado en Conciertos

Ocho Pies propone ‘Tardes de primavera’ (vol I)

Ocho Pies propone una programación diversa para las tardes de primavera en el Quegles, centro cultural al que regresamos después de programar actividades durante las pasadas navidades.

En esta ocasión, ofrecemos cuatro conciertos. Dos de ellos para edades específicas, uno de 0-2 años en lo que será la presentación de NACER, una propuesta dentro del Programa Fusión de Ocho Pies en la que pusimos en contacto a una arpista y una cuentacuentos y de esa fusión ha salido una historia que no deben perderse. Nacer unirá la voz, la melodía y la música para aproximar las historias, las palabras y el arpa a los bebés de la casa.

Cristina Martín (Badabadúm) abrirá los sentidos de la primavera sorprendiéndonos como siempre con los cuentos del cajón, con aquellos que sacará y que convertirá palabras en música.

Además, entre las propuestas y en la apuesta sostenida de disfrutar de los conciertos en espacios que sean amables para los niños y las niñas, ofreceremos dos propuestas musicales que la Comunidad de Ocho Pies ha disfrutado durante los últimos meses y lo hacemos de la mano de la percusión de la guitarra: Hey Chabón y Arístides Moreno.

Todos los conciertos serán a las 17.30 y el acceso es gratuito hasta completar aforo.

Las tardes de primavera, nos vemos en el Quegles.